5 consejos para cuidar tus plantas en verano

El cuidado de las plantas y flores, tanto de interior como de exterior, ha de ser continuo y constante. Pero en verano se acentúan factores muy importantes en la vida vegetal, como la subida de las temperaturas, el descenso de la humedad en muchas zonas y, como no, el aumento de las horas de sol. Por eso te damos a continuación 5 consejos para cuidar tus plantas y flores en verano. Son consejos básicos y por casi todos conocidos, pero nunca está de más tenerlos en cuenta para evitar males mayores.

1)Vigila la humedad.

Como ya sabemos es una cuestión importantísima en los procesos vitales de las plantas. Cada una tiene unas necesidades distintas de humedad, pero todas ellas están condicionadas por ella de una u otra forma. Por eso, incluso aunque tus plantas sean de interior, por ejemplo, el riego es importantísimo en esta época. Tanto la cantidad de agua -en su justa medida siempre- como la hora de riego marcan la salud de la planta.

Y, si en las plantas de jardín o exterior es la subida de las temperaturas y el descenso de la humedad ambiental las que pueden perjudicar, en el interior ventiladores y aire acondicionado también producirán una sequedad que debemos evitar. ¿Nuestro consejo? En interior opta por colocar en algunas habitaciones humificadores o recipientes con agua para garantizar un clima lo más suave posible. Y en exterior vigila la situación de tus plantas. Cámbialas de ubicación si constatas que hace demasiado calor o recibe sol directo en exceso.

También puedes agrupar varias plantas, de manera que se hagan sombra entre ellas; les ayudará a conservar mejor la humedad.

2)Atento al riego.

No es tanto la cantidad de agua (que debe ser simplemente la suficiente) como el cuándo y el cómo. Un consejo clásico es evitar regar tus plantas directamente. ¿Cómo? Recurriendo a la absorción mediante un recipiente con agua en la base (si son macetas). También es importante evitar el efecto ‘lupa’, que se produce cuando regamos nuestras plantas a horas inadecuadas, con altas temperaturas y las radiaciones solares al máximo.

Riega siempre a primera hora de la mañana o por la noche. Y, si es posible, no uses el pulverizador, porque el agua que se queda en las hojas puede hacer que, con las radiaciones, se quemen.

 

3)Controla las plagas veraniegas con productos específicos.

Aplica regularmente tratamientos adecuados contra parásitos y otros fitobióticos con carácter preventivo si encuentras algún ‘visitante’ inesperado. Mejor no se los apliques a las plantas en las horas de temperaturas más altas.

4)Cuida que las plantas estén nutridas.

Precisamente usar recipientes en la base de las macetas es una forma tanto de mantener húmeda la planta como de que lo que el agua de riego arrastra pueda ser reutilizado para otra. Coge el agua sobrante del riego y échasela a otra maceta o jardinera que tengas; tendrá un ‘plus’ de nutrientes.

Además, teniendo en cuenta que en verano nuestras plantas están más tiempo sin atención -porque estamos más tiempo fuera de casa- deberíamos aplicar biofertilizantes, para que tengan un mayor aporte de nutrientes.

5) Mejor cerámica que plástico.

Aunque seguramente el verano no sea el mejor momento para hacer pruebas con tus plantas, un consejo previo es que las tengas siempre en maceteros de cerámica o similar y no de plástico, que no transpira.

Si no lo conoces aún, te invitamos a que conozcas nuestra sección de soluciones naturales para plantas ornamentales. Seguro que encuentras lo que necesitas.

¡BUEN VERANO A TODOS!

 

FOTOS Licencia CC0 PxHere

Leave a Comment

ocho − 4 =

Start typing and press Enter to search