5 tendencias para la alimentación y la agricultura de 2022

Con la llegada del año nuevo es prácticamente inevitable hablar de lo que esperamos de él. Cómo será, si traerá cambios, si supondrá un punto de inflexión, si será decisivo para consolidar las tendencias de los últimos años… Por eso, leyendo algunos sitios web especializados, hemos elegido 5 tendencias para la alimentación y la agricultura de 2022. Como empresa dedicada a la formulación de soluciones residuo cero para los cultivos y sus necesidades, nos parece interesante saber qué se está imponiendo en el sector.

Para nosotros es prioritario saber qué es importante para las personas; es decir, qué criterios les hacen decidirse por unos alimentos u otros. Y tan relevante es conocer qué demanda la sociedad actual como qué prioridades tienen los profesionales de la agricultura actual. O qué cuestiones es imprescindible atender con la normativa de este momento o la que está por llegar.

5 tendencias para la alimentación y la agricultura de 2022

Producción sostenible

Producción sostenible

Hablar de sostenibilidad no es nuevo. Pero cada año que pasa hay más conciencia sobre la importancia de que la producción agrícola mundial sea lo más sostenible posible. Por eso sigue siendo una clara tendencia en la práctica de la agricultura. Hay una necesidad cada vez mayor de alimentos, en un planeta que no deja de crecer en población. Pero, al mismo tiempo, esa necesidad es inabarcable con los sistemas de producción que se han venido desarrollando décadas atrás.

Crecimiento sostenible

Según la FAO, la clave es el crecimiento sostenible de la productividad. La mejora de la productividad será fundamental para alimentar de forma sostenible a una población que alcanzará los 8.500 millones de personas en 2030. La FAO estima que el 87% procederá del aumento del rendimiento, mientras que el 6% se deberá a la expansión del uso de las tierras y el 7% al aumento de la intensidad de los cultivos.

Seguridad Alimentaria

Seguridad Alimentaria

Según Qu Dongyu, director general de la FAO, «nuestra seguridad alimentaria futura dependerá de la protección de nuestros recursos de tierras, suelos y aguas«. Está completamente ligado a lo anterior. De hecho, el uso de técnicas de trabajo sostenibles, evitando el uso de productos  que perjudiquen la biodiversidad y la alimentación saludable, es primordial en el presente y futuro inmediato de la producción alimenticia. Y, por extensión, de la agricultura.
Tan importante como la seguridad alimentaria es el acceso a alimentos asequibles, un reto para 2022 en adelante. Según la FAO, éstos ya se encuentran en su nivel más alto desde hace más de una década. Es una razón más para investigar nuevas formas de aprovechar y reducir el desperdicio de alimentos.

Smart farming

Smart farming

Según los últimos estudios de las consultoras, la agricultura está cada vez más ligada a la mecatrónica -los sensores- y la digitalización. De hecho, el European Green Deal de la Comisión Europea plantea una doble transición: la ecológica y la digital. Y en este proceso hacia una agricultura más inteligente (en esta tendencia al smart farming) es imprescindible que las administraciones faciliten a los profesionales de la agricultura y la ganadería los equipamientos más modernos para maximizar sus trabajos sin dejar de cuidar el entorno. Una agricultura que aplica las nuevas tecnologías y que aprovecha la experiencia del pasado, la gestión de datos y el conocimiento para seguir proporcionando algo indispensable: alimentos.

Sistemas agroalimentarios alternativos

Sistemas agroalimentarios alternativos

La sostenibilidad de los suelos, la tierra y el agua constituye la base de los sistemas agroalimentarios resilientes, a juicio de la FAO y de otras organizaciones mundiales. El uso sostenible de estos recursos es fundamental para lograr los objetivos de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos.

Lo que plantean estas organizaciones es que se tome conciencia de hasta qué punto se degradan y pierden recursos fundamentales con prácticas agrícolas inadecuadas, como el desmonte de tierras o el consumo abusivo de agua. De ahí que también apuntemos esa tendencia a sistemas agroalimentarios alternativos, en los que el uso de soluciones naturales tienen cada vez más peso.

Atentos a la alimentación prebiótica

Atentos a la alimentación prebiótica

Sí. La alimentación prebiótica para cuidar la microbiota también es tendencia. Diversos estudios pronostican que en 2022 los prebióticos continuarán generando interés entre quienes quieran cuidar su microbiota intestinal, que investigaciones recientes han relacionado con múltiples beneficios para la salud. Los prebióticos son fibras vegetales que sirven de alimento a estas bacterias y se hallan en algunos azúcares de la fruta y productos de la huerta como las legumbres o los espárragos.

La sociedad es cada vez más consciente de que la salud está indiscutiblemente ligada a la nutrición. Y para ello la alimentación saludable y residuo cero es fundamental.

Bienvenido, 2022

Leave a Comment

2 × 3 =

Start typing and press Enter to search