Cómo corregir el déficit de nutrientes de los cultivos

Cómo corregir el déficit de nutrientes de los cultivos es una de las principales cuestiones que suelen afrontar los profesionales de la agricultura. Por diversos motivos, plantas y árboles pueden no estar sintetizando los nutrientes que reciben y necesitan como deben. Y, como consecuencia, pueden verse afectados por un deterioro evidente en toda su estructura. Raíz, tallo o tronco, hojas, flores, frutos… Todo puede verse perjudicado por esa carencia de nutrientes, que por desgracia es más habitual de lo que nos gustaría.

Las causas de porqué nuestras plantas pierden esos nutrientes son muchas y variadas. Y van desde la ausencia de ese nutriente en nuestro suelo al tipo de pH del sustrato en el que se halla nuestro cultivo, pasando por un exceso de otros componentes que solapan la correcta absorción de los nutrientes deficitarios. También son muy distintos los síntomas que nos indican que algo va mal.  El amarilleo de las hojas, una menor producción de flores y frutos, un crecimiento menor de lo habitual o a un ritmo más lento… son algunos signos de que la nutrición está siendo insuficiente. Al fin y al cabo es la función vital por excelencia, la que determina el resto de procesos vitales de los seres vivos.

La falta de macronutrientes -Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Magnesio (Mg), Calcio (Ca) y Azufre (S)-  o de micronutrientes -Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Zinc (Zn), Boro (B), Cobre (Cu), Molibdeno (Mo) y Cloro (Cl)-  requiere del uso de biofertilizantes, que se aplican en las dosis justas para no perjudicar la absorción de otros elementos igual de necesarios. Por eso, porque es un problema frecuente de la agricultura y requiere de soluciones sin residuos, te aconsejamos a continuación varias opciones:

Corregir las deficiencias nutricionales porque la raíz no puede absorber más

En este caso de lo que se trata es de dar una ayuda extra a la planta, que, por diversos motivos, no capta los nutrientes que necesita desde la raíz.  Las carencias pueden afectar a todos los nutrientes esenciales. Y lo importante es corregirlo a tiempo y, sobre todo, prevenirlo.

-Los correctores de calcio, como Bioxy Ca, se recomiendan en la etapa inicial del crecimiento de las frutas, con el fin de mejorar la multiplicación celular y el tamaño de los frutos. La alta concentración de calcio incorporado en el producto garantiza un suministro regular que evita las fisiopatías. Hablamos del bitter-pit en manzanas, la necrosis apical en tomate y pimiento, el tipburn en fresa o lechuga, etc.

-El déficit de cobre también preocupa. ¿Por qué? Porque actúa como un catalizador de numerosas reacciones enzimáticas, participa en la fotosíntesis, facilita la síntesis de proteínas y actúa como un estabilizador de la clorofila. Bioxy Cu es un formulado a base de extractos de algas naturales complementado con cobre para mejorar todo el proceso relacionado con el crecimiento, floración, cuajado, engorde y maduración.

-Las carencias de Zinc y Manganeso suelen aparecer juntas y la absorción insuficiente provoca desórdenes fisiológicos. En este caso el uso de Bioxy Zn-Mn contribuye a la activación de procesos enzimáticos en la planta y la formación de proteínas.

-Los desequilibrios nutricionales de diversos elementos al mismo tiempo también son habituales en los cultivos agrícolas. Porque el pH del suelo y las condiciones ambientales son elementos sensibles que pueden dar al traste con la cosecha. Para ello hay formulados mixtos, como Bioxy Mix, a base de micronutrientes esenciales quelatados con ácido heptaglucónico. Resulta perfecto tanto para prevenir como para curar, cuando la nutrición de plantas o árboles se está viendo seriamente afectada. Lo mismo ocurre con Bioxy Zn-Mn-Mg-Cu, un corrector enriquecido en zinc, manganeso, magnesio y cobre.

Corregir el déficit de nutrientes con fertilizantes foliares

Lo principal en estos casos es actuar en estados fenológicos de gran consumo de Nitrógeno, Fósforo y Potasio (macronutrientes). La solubilidad en agua y la alta concentración de elementos, convierte a los biofertilizantes foliares -como los de la línea Folimax- en una efectiva solución a los problemas puntuales que la planta va teniendo durante todo su proceso vital.

Como explican nuestros expertos agrónomos, esta opción «está especialmente desarrollada para las diferentes etapas del ciclo fenológico. Cada etapa en la vida vegetal es diferente, del crecimiento hasta la floración y la fructificación. Por lo tanto, la planta necesita diferentes elementos para completar su función en cada etapa».

Y es que plantas y árboles también pueden necesitar  a lo largo de su vida una ayuda extra para que su nutrición sea óptima y, por tanto, su crecimiento, floración y fructificación. Lo importante es que esa solución sea natural y sin residuos, para que, como se suele decir, «no sea peor el remedio que la enfermedad».

Foto PX HERE Licencia cc0

Leave a Comment

16 + nueve =

Start typing and press Enter to search