Cuidados del olivar: 3 claves tras la campaña de la aceituna

Ya hace un tiempo que ha comenzado la campaña olivarera, que se extiende hasta enero en muchos casos. Y, por eso, queremos tratar esta vez los cuidados del olivar en 3 claves, tras la campaña de la aceituna. Es uno de los cultivos más extendidos en Andalucía y, sobre todo, en Jaén, Granada y Córdoba. Y, además, es un sector de producción importantísimo en España y en otros países mediterráneos como Italia.

De ahí que en nuestras líneas de bioestimulantes y fitobióticos, tengan una especial presencia los productos que dan respuestas a los problemas más comunes del olivo. De hecho, en nuestra sección web tematizada por cultivos prestamos atención al olivar y los productos agrícolas que éste necesita para una cosecha óptima.

El olivo logra mayor rendimiento con Balance.

Y es que, para mantener la producción de nuestros olivares -en sus diferentes variedades- es importante planificar tratamientos tempranos. Soluciones naturales que den energía a los nuevos brotes, prevengan plagas o enfermedades y, en definitiva, den al olivo la capacidad óptima para producir aceitunas en la campaña del próximo año.

1. Tras la poda recomendable al finalizar la campaña, es importante hacer un buen tratamiento reparador del árbol, que, después de soportar el uso de vibradores y demás utensilios agrícolas, puede ser más vulnerable que nunca a problemas como la bacteriosis. Productos como un inductor de autodefensas pueden resultar una buena opción para generar las proteínas que necesita el olivo en estos momentos. ¿Por qué? Porque influyen en la fotosíntesis, respiración y lignificación.

2. Hacia febrero, con las yemas en flor, pueden aparecer las primeras plagas. Y ahí la reacción rápida e incluso preventiva son claves para que la producción de aceituna no se vea afectada. Fitobióticos como Mafacopper son potentes protectores que, unidos a biofertilizantes como Aminon proporcionan reservas de energía y estímulo para la producción de nuevas hojas y el futuro engorde de frutos.

3. Después, llega el momento de atender las etapas estratégicas en el árbol: el crecimiento vegetativo, la floración y el desarrollo del fruto. En ellas, las fitohormonas desarrollan un papel crucial. Y para responder a esa necesidad, qué mejor que aprovechar las cualidades de los bioestimulantes. Como Balance, un complejo hormonal a base de auxinas y citoquininas -y enriquecido con aminoácidos y vitaminas- que mejora el rendimiento del cultivo. Nuestro ensayo (aquí disponible) ya lo demostró:

    • Un incremento medio de la producción de 11 kilogramos por olivo.
    • Un olivar con un verde más intenso, sinónimo de mayor actividad fotosintética.
    • Y un olivo con más desarrollo floral y un alto porcentaje de cuajado y fructificación.

No podemos olvidar que el aporte de nutrientes, la actividad fotosintética y el control de plagas son elementos fundamentales para garantizar que nuestro olivar tenga el rendimiento adecuado.

¡Buena cosecha a todos!

[Foto portada Licencia CCO de PX Here]

Leave a Comment

diecinueve − tres =

Start typing and press Enter to search