La efectividad de los extractos vegetales en los fitobióticos agrícolas

Proteger los cultivos de patógenos y enfermedades es importante para el profesional de la agricultura, que sabe que cualquier problema sanitario puede dar al traste con una cosecha. Y tan importante como proteger el campo es hacerlo sin generar residuos. Por eso es tan interesante la efectividad de los extractos vegetales como base de fitobióticos agrícolas.

Son sustancias botánicas  que fortalecen a los cultivos dotándolos de mayor resistencia ante el ataque de patógenos.

Elaborados gracias a la investigación agronómica, los extractos vegetales son menos costosos que otras opciones. Son biodegradables y más seguros que sus equivalentes sintéticos.

Cymbopogon citratus (hierba poácea), Lippia alba (planta verbenácea), Citrus paradisi (árbol del pomelo), Citrus grandis (pamplemusa o pomelo chino), Ricinus communis (ricino o higuerilla), Allium sativum (ajo)… existen multitud de especies de las que se usan extractos, con más de 200 principios activos.

¿Cómo trabajan estos extractos vegetales en la planta?

Como siempre decimos, la naturaleza nos da soluciones a sus propios problemas. Nos dan esas soluciones naturales, en este caso para los problemas que suelen tener los cultivos agrícolas. De hecho, las plantas sintetizan compuestos químicos primarios, que intervienen directamente en procesos fundamentales como la fontosíntesis o la asimilación de nutrientes. Pero también manejan elementos secundarios, que cumplen funciones no esenciales pero igualmente importantes en sus funciones vitales. Las propiedades fitobióticas se encuentran en estos compuestos; son los extractos vegetales de los que hablamos.

Entre ellos destacan:

  • Los terpenos, que provocan repelencia y evitan la oviposición.
  • Los fenoles. Que pueden ser antialimentarios y repelentes -como los taninos- o tóxicos para ácaros e insectos -como las cumarinas-.
  • Los alcaloides, como la nicotina.
  • Los flavonoides, como la rotenona, también repelente.
  • Los tiofenos, etc.

 


 

Los extractos vegetales en MAFA

Los extractos vegetales procedentes de aceite esencial de cítricos (fundamentalmente terpenos) y enriquecido en manganeso y zinc. Están en el fitobiótico Citromazinc, un producto biodegradable que actúa mejorando la adherencia y la capacidad de retención de los caldos pulverizados. Como resultado obtenemos una mejor interactuación de las moléculas nutricionales con la cutícula foliar.

Los extractos vegetales de leguminosas, que, unidos a otros aceites esenciales de origen vegetal, actúan como repelente antialimentario. Además, es totalmente compatible con la fauna auxiliar (nesidiocoris tenuis, nmblyseius swirskii, orious laevigatus). Es la base de Índico, muy eficaz contra los o ataques de ácaros y pulgones y totalmente compatible con programas de lucha biológica. Es especialmente efectivo para solucionar los problemas que suelen afectar a cultivos hortícolas, frutales y cítricos, sin generar fitotoxicidad.

Leave a Comment

cuatro + cuatro =

Start typing and press Enter to search