La importancia del fósforo para defender al cultivo de hongos y bacterias

Aunque todos los nutrientes son necesarios, en esta ocasión tratamos la importancia del fósforo para defender al cultivo de hongos y bacterias perjudiciales. Y ¿por qué es tan importante? Porque tiene un papel relevante en la fotosíntesis, en el transporte de nutrientes, en la síntesis de proteínas y glúcidos… Es decir, tiene una indudable importancia en el metabolismo de diversas sustancias. Por eso, es un componente al que debemos prestar especial atención en nuestros tratamientos agrícolas.

Al ser en cierto modo uno de los ‘transmisores’ de energía de las plantas, tiene una especial importancia para dotarlas de resistencia a las enfermedades. Como ocurre con el potasio, es ahí donde entra su capacidad como biofertilizante. El fósforo dota a los cultivos de un ‘plus’ de protección frente a peligros tan comunes como los hongos y bacterias que atacan a la planta.

Depende de las condiciones del campo, la aplicación del fósforo será una u otra. La temperatura, el agua y las características del suelo (como su capacidad de absorción o su PH) están entre los factores que hay que tener en cuenta para elegir la solución de fósforo más adecuada.

Y, precisamente porque cada cultivo y zona agrícola son completamente diferentes, en MAFA hemos desarrollado una línea específica de biofertilizantes formulados con fósforo. Es Maxifos una línea de inductores de defensa que logran que plantas y árboles generen de forma natural su propia forma de ‘autodefenderse’ de los factores bióticos y abióticos.


¿La importancia del fósforo para defender a tus cultivos de hongos y bacterias?

Como nos ocurre a las personas, si estamos sanas y nuestro organismo funciona de manera óptima será más complicado que las enfermedades nos afecten. Y, si lo hacen, lo harán con menos virulencia. El fósforo está estrechamente ligado al crecimiento vegetativo. Pero también a la expansión de las hojas, la calidad y cantidad de la floración, la formación y germinación de semillas. Es decir, interviene en todo el ciclo de las plantas. Y, teniendo en cuenta que éstas suelen tener déficit de fósforo, un aporte adecuado es la mejor forma de prevenir ciertos problemas.

En el caso de la línea Maxifos, el fósforo se acumula principalmente en las zonas debilitadas, lo cual produce la recuperación y fortalecimiento de la planta afectada. El biofertilizante actúa allí donde más falta hace.

Las 5 fórmulas de Maxifos, biofertilizante con fósforo

Maxifos Ca

Maxifos Ca es un producto desarrollado para la prevención y la corrección de carencia de calcio. Además previene y corrige las fisiopatías relacionadas con este déficit, como los bordes necróticos de las hojas, la necrosis apical, la caída de frutos en cítricos, bitterpit, etc.

Maxifos Mg

Maxifos Mg es una formulación a base de fósforo y potasio enriquecida con magnesio, por lo que resulta preventivo y corrector de carencia de este elemento. El producto favorece el desarrollo radicular, fortalece el tallo y raíces contra ataques de patógenos.

Maxifos K

Maxifos K s una formulación potásica, soluble en agua y de fácil absorción por las raíces y hojas. Por su elevado contenido en fósforo y potasio es un producto idóneo para emplearse durante todo el ciclo del cultivo y particularmente para los momentos de fructificación.

Maxifos 40-20

Maxifos 40-20 es una formulación a base de fósforo y potasio. Gracias a su alta concentración es eficaz previniendo infecciones por hongos oomicetos (Peronospora, Phytophthora, Pythium, Plasmopara…).

Maxifos Cu

Maxifos Cu es una formulación a base de fósforo y potasio. Al aportar también cobre, favorece la síntesis de proteínas y ayuda a corregir las deficiencias de este elemento.

Leave a Comment

5 × cinco =

Start typing and press Enter to search