Cinco razones para usar reguladores del suelo en la agricultura

En la agricultura, el estado del suelo, su fertilidad, es imprescindible para hablar de cultivos óptimos. Y, como no es frecuente hablar de ello, en esta ocasión queremos daros cinco razones para usar regulares del suelo en la agricultura. ¿Por qué? Porque es fundamental cuidar la fertilidad del suelo agrícola, es decir, su capacidad para sostener el crecimiento de los cultivos.

La fertilidad del suelo incluye tres aspectos [Pulsa aquí]

  • Aspectos físicos. Es decir, que tenga adecuadas condiciones estructurales, como la porosidad, la capacidad para retener agua , la densidad y la resistencia a la penetración.
  • Aspectos químicos.  De manera que el suelo pueda proporcionar los nutrientes esenciales a los cultivos.
  • Aspecto biológicos. Como la presencia de organismos decisivos en los procesos biológicos de la planta.

Básicamente, los reguladores o acondicionadores del suelo sirven para garantizar que el sustrato de nuestros cultivos dispone de los nutrientes y cuenta con un pH adecuado, con los niveles de salinidad, acidez y alcalinidad idóneos para el crecimiento de la planta o el árbol.

Por todo ello puede ser necesario usar correctores del pH, tamponadores o fijadores del pH, acidificantes o correctores de la salinidad. Todos ellos están diseñados para mejorar la estructura y la capacidad de intercambio catiónico del suelo, favorecer la actividad microbiológica y lograr el mejor pH para absorber los otros productos de agricultura residuo cero que usamos.

Cinco razones para usar reguladores del suelo en la agricultura

Te damos cinco razones para usar reguladores del suelo en la agricultura. FOTOS: PX HERE (CC0)

Las cinco razones para usar reguladores del suelo en la agricultura son

 

1. Hacen tus cultivos sostenibles y productivos.

Los acondicionadores o reguladores del suelo son imprescindibles para que tu suelo goce de buena salud. Un suelo oxigenado, con una estructura que facilite el crecimiento de una planta suficientemente fuerte y con los nutrientes necesarios para beneficiar a la planta es garantía para el agricultor. Si el suelo es pobre, no tiene la acidez adecuada, es excesivamente salino, etc. es probable que los cultivos no tengan éxito, pese al esfuerzo del agricultor y a que todos los demás factores -como clima o riego- acompañen.

Es decir, el uso de acondicionadores corrige las deficiencias del suelo en cuanto a la estructura y nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas, que hacen así sus funciones vitales de manera óptima.

2. Contribuyen a la producción de alimentos saludables.

Como dice la FAO, la calidad de los suelos es indispensable para producir alimentos saludables. Los suelos sanos suministran los nutrientes esenciales, el agua, el oxígeno y el soporte para las raíces de nuestras plantas. Además de proteger al cultivo frente a las fluctuaciones de temperatura, el suelo alberga microorganismos que ayudan a controlar las enfermedades de las plantas.

LO QUE DICE LA FAO SOBRE LA IMPORTANCIA DE CUIDAR EL SUELO AGRÍCOLA

  • Un 95% de nuestros alimentos se produce directa o indirectamente en nuestros suelos.
  • La falta de cualquiera de los 15 nutrientes necesarios para el crecimiento vegetal puede limitar el rendimiento del cultivo.
  • Hasta 1.000 años son necesarios para que se forme un centímetro de suelo.
  • La gestión sostenible del suelo permitiría producir hasta un 58 % más de alimentos.

3. Un suelo sano también ayuda a paliar las consecuencias del cambio climático.

Como también precisa la FAO, los organismos del suelo aportan una serie de servicios fundamentales para la sostenibilidad de todos los ecosistemas. Dicho de otra forma, contribuyen a la conducción del ciclo de los nutrientes, la regulación de la dinámica de la materia orgánica del suelo y el secuestro del carbono en el suelo y las emisiones gases invernaderos. Por eso, también usar reguladores del suelo suponen un manejo sostenible del sustrato, en la medida en que garantiza la biodiversidad.

4. El uso de acondicionadores ayuda a optimizar el manejo de suelos problemáticos o degradados.

Se trata de sustratos excesivamente arcillosos, yesíferos, calcáreos, arenosos o con mucha salinidad que encuentran en los reguladores del suelo una solución natural, precisamente por esas condiciones poco propicias para el cultivo y, al mismo tiempo, perjudiciales para la biodiversidad.

5. Son imprescindibles para mantener la salud del suelo y por tanto garantizar el futuro de la agricultura.

Un suelo sano es aquel que es equilibrado, tiene una estructura que facilita el normal desarrollo de la raíz y no es excesivamente compacto. Y, al mismo tiempo, cuenta con materia orgánica en cantidad y calidad suficientes para facilitar el intercambio catiónico y aportar energía en la planta.

Teniendo en cuenta que nos hallamos en un momento histórico de marcados impactos ambientales, la protección del suelo con soluciones naturales resulta imprescindible si queremos que la agricultura siga su curso.  ¿Por qué? Porque los acondicionadores del suelos se comportan como un protector natural, un escudo frente a esos impactos, como la temperatura, el exceso de lluvia o la escasez de agua. Cuestiones que, como todos los agricultores saben, pueden dar al traste con cualquier cultivo.

Leave a Comment

diez − uno =

Start typing and press Enter to search