Día Mundial de la Agricultura: 4 claves para su futuro

El Día Mundial de la Agricultura, que se celebra cada año el 9 de septiembre, tiene como lema este 2022 ‘Alimentos más seguros, mejor salud’. Y es que la seguridad alimentaria es uno de los cimientos sobre los que se sustenta la agricultura actual y, como no, la agricultura del futuro.

No tenemos una bola de cristal para saber qué pasará en siglos. Pero sabemos que el sector de la agricultura es tan importante, tan imprescindible para el devenir del planeta, que buscar su mejor futuro está en la mente de todos los que trabajamos de una u otra forma en ella.

Innovación continua

Las nuevas tecnologías y los diversos avances que la digitalización está brindando en todos los sectores, también son claves en el futuro de la agricultura.  Las aplicaciones tecnológicas pueden ayudar a los profesionales de la agricultura a aprovechar al máximo sus campos y minimizar el impacto ambiental.

Un ejemplo claro está siendo el Big Data (o gestión de datos) que, aplicado a la agricultura, también está siendo prometedor. La variabilidad en cada campo, la cantidad adecuada de semillas o supervisar el estado de un cultivo en una temporada son algunas de las inmensas posibilidades que puede aportar conocer los datos que aporta cada cultivo y cada campo. Por ejemplo, los sensores de suelo pueden proporcionar datos en tiempo real sobre los niveles de humedad, nitratos y acidez.

Otra aplicación tecnológica se está dando en la maquinaria agrícola, que facilita las labores de los agricultores y agiliza procesos que requieren de mucho tiempo e inversión. De hecho, hoy día existen herramientas que recopilan y analizan datos en cada punto de la cadena agrícola, para ayudar a los productores a tomar las mejores decisiones con respecto a sus cultivos.

Desde la plantación hasta la recolección, las tecnologías digitales están ayudando a los agricultores a aprovechar al máximo cada cultivo.

Sostenibilidad

La agricultura como sector económico y todas las actividades a ella ligadas -como el de la elaboración de productos para la optimización de los cultivos- han avanzado en la últimas décadas de manera impresionante. Pero es cierto que, a escala global, el cambio climático, el crecimiento de la población y los nuevos hábitos de consumo requieren soluciones eficaces, eficientes y, como no, sostenibles.

La agricultura es indispensable para la humanidad. Pero ha de desarrollarse con garantías de futuro.

Versatilidad

Puede parecer un elemento trivial. Pero precisamente es clave para entender el futuro de la agricultura. No sólo cada tipo de cultivo es diferente sino que cada campo dedicado al mismo cultivo es distinto a otro. Cada caso es en cierto modo único y por eso se impone dar soluciones naturales y adaptadas a cada necesidad, productos con distintas funciones y aplicables a cada situación.

Por eso desde MAFA ofrecemos asesoramiento y soluciones adaptadas a las necesidades de cada cultivo, precisamente porque cada caso es diferente. Las nuevas enfermedades, plagas, carencias nutricionales, déficit hídrico, etc. que surgen requieren diferentes respuestas. Y, como no, medidas preventivas.

Y es indispensable hablar de la biotecnología agrícola, nuestro sector. Nos permite desde la investigación y los ensayos confirmar la eficacia de productos rigurosamente elaborados para responder a cada necesidad. Se trata de dar respuesta a la enorme cantidad de situaciones que pueden afectar a los cultivos y propiciar plantas más resistentes a la sequía y más resilientes y protegidas frente a hongos, bacterias y otros patógenos y plagas. Y, como no, contribuir a unos alimentos y productos de la mayor calidad posible. Contribuir a esa seguridad alimentaria que es garantía de salud y que, precisamente, es el lema del Día de la Agricultura de este año.

Salud vegetal y seguridad alimentaria

Es otro elemento clave en el futuro de la agricultura. Los nuevos biofertilizantes y bioestimulantes deben ir encaminados a mejorar la productividad de los cultivos, disminuyan la pérdida o el desperdicio de alimentos, proteger la sostenibilidad de los recursos naturales y mejorar la resiliencia ante el clima.

Las nuevas enfermedades, plagas, carencias nutricionales, déficit hídrico, etc. que surgen requieren nuevas y distintas soluciones. En esa capacidad de adaptarse a los cambios radica el futuro de la agricultura.

Leave a Comment

tres + 11 =

Start typing and press Enter to search