La eficacia probada, clave en la regulación europea de los bioestimulantes

No es la primera vez que os hablamos de la nueva regulación europea de los bioestimulantes. Pero este año será clave para su aplicación, puesto que es a partir del próximo 16 de julio cuando entra en vigor el reglamento aprobado por la Unión Europea. El reglamento clasifica los bioestimulantes agrícolas por primera vez. Los define claramente y, además, los vincula a algo para nuestra empresa sumamente importante: su eficacia probada.

¿Qué son exactamente los bioestimulantes agrícolas?

Según el Consorcio Europeo de Bioestimulantes, son productos de uso agrícola que contienen sustancias o microorganismos que pueden estimular los procesos de nutrición y desarrollo de las plantas.

Su objetivo es mejorar aspectos como la eficiencia en el uso de nutrientes o la tolerancia al estrés abiótico. Pero también optimizar la calidad de los cultivos y la disponibilidad de nutrientes del suelo.

La eficacia probada del producto, un elemento clave

El nuevo reglamento introduce una gran novedad, para nosotros es importantísima. Como empresa dedicada a la biotecnología agrícola siempre nos hemos basado en la efectividad contrastada.  Pues bien, a partir de julio de este año los fabricantes solo podremos difundir la funcionalidad de nuestros productos si previamente han sido científicamente probados.

¿Por qué usar bioestimulantes de eficacia probada?

Hablamos de productos creados por profesionales de la Ingeniería Agrónoma y que, además, son probados en ensayos sobre cultivos y situaciones reales en toda parcela agrícola. Básicamente, los bioestimulantes:

  • Optimizan la absorción de nutrientes y agua por las raíces.
  • Fortifican las plantas frente a condiciones ambientales adversas, como temperaturas extremas, suelos salinos, etc.
  • Mejoran los procesos fotosintéticos y metabólicos.
  • Y estimulan el sistema inmunológico de las plantas.

Conocer, investigar, probar y confirmar

Parece una obviedad, pero la formulación de nuestros productos requiere de todos esos pasos y mucho trabajo de estudio. Porque, lo mismo que ocurre con el resto de seres vivos, también los cultivos evolucionan. Los suelos cambian e influyen numerosos factores que están modificándose continuamente. Como ocurre con la propia realidad ambiental de nuestro planeta. O con la demanda de productos alimenticios y su variedad.

Transparencia y confianza

Como ocurre con los alimentos que consumimos o con cualquier producto que adquirimos, la diferencia entre lo que nos ‘venden’ o quieren hacer creer y lo que realmente proporcionan es a veces bastante notoria.

Por eso para nosotros es importante que cada bioestimulante o biofertilizante que creamos cumpla las expectativas de los profesionales de la agricultura. Que sirva realmente para lo que se ha creado.

Creemos que la exigencia de emplear criterios científicos va a lograr una mayor transparencia y confianza. Y entre todos vamos a garantizar que su composición, funcionalidad, inocuidad sobre la salud y seguridad ambiental sean las que nuestra sociedad y nuestro entorno necesitan.

Leave a Comment

14 − 14 =

Start typing and press Enter to search